Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en regadío

Se han realizado en los últimos años numerosas auditorías en diferentes comunidades autónomas, como Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Región de Murcia, Andalucía, etc, cuyos resultados están publicados en diversos artículos de investigación como los siguientes:

Abadía R, Rocamora MC, Córcoles JI, Ruiz A, Martinez-Romero A, Moreno MA (2010b) Estudio comparativo sobre medidas de ahorro energético y económico en Comunidades de Regantes. Riegos y Drenajes XXI 172:14–18

Carrillo-Cobo MT, Rodríguez Díaz JA, Camacho E (2010) The role of energy audits in irrigated areas. The case of ‘Fuente Palmera’ irrigation district (Spain). Spanish Journal of Agricultural Research 2010 8(S2), 152-161

Moreno, M. A., Ortega J.F., Córcoles, J. I., Martínez A., Tarjuelo, J. M. 2010. Energy analysis of irrigation delivery systems: monitoring and evaluation of proposed measures for improving energy efficiency. Irrigation Science. Vol 28. 445-460

Moreno M. A., Carrión P.A., Planells P., Ortega J.F., Tarjuelo J.M. 2007. Measurement and improvement of the efficiency at pumping stations. Biosystems Engineering 98 479-486

Rodríguez Díaz, JA, Camacho E, Blanco, M (2011a) Evaluation of water and energy use in pressurized irrigation networks in southern Spain. J Irrig and Drain Eng 137(10):644–650

De todas las auditorías realizadas, se puede desprender que el ahorro energético potencial se sitúa en torno al 20%, y el ahorro económico potencial sería ligeramente superior del 25%, por mejoras derivadas de una mejor contratación eléctrica y ajustes de potencias contratadas.

En todos los estudios realizados, se ha constatado que el nivel de ahorro realmente conseguido ha sido prácticamente nulo, ya que en la mayoría de los casos, las entidades subvencionadas no han puesto en marcha las mejoras de eficiencia detectadas, por lo que el alcance real de las auditorías energéticas como único elemento de ahorro ha sido muy limitado. Las razones por las que las entidades de riego no han puesto en marcha las mejoras se basan fundamentalmente en la inexistencia de ayudas para su ejecución y para el seguimiento por parte de las empresas colaboradoras en el seguimiento de las mejoras. En muchos casos, la CRR no es capaz por si misma de llevar a cabo técnicamente dichas mejoras sin el asesoramiento adecuado. Esta situación se debe a una baja formación del personal de las CCRR en lo relativo a la gestión energética básica y a la inexistencia de herramientas de gestión que permitan a dichos trabajadores realizar un seguimiento energético de forma sencilla, ágil y económica.

Nuestra postura se basa en la adopción de una Estrategia de Ahorro y Eficiencia energética que ha de contemplar las siguientes fases:Eficiencia_c

  1. Realización de Auditoría Energética.
  2. Ejecución y puesta en marcha de medidas de ahorro energético.
  3. Verificación  del ahorro realmente conseguido a partir de indicadores de funcionamiento horizontales al proceso de distribución del agua de riego como puede ser el ahorro en kWh/m³.
  4. Implementación de un plan de monitorización y seguimiento del uso de la energía.
  5.  Implementación de un plan de mantenimiento preventivo de equipos, apoyado por la monitorización energética.

 Como se ha comentado la casuística es muy elevada y no hay soluciones universales para todos los casos.

Posted in Regadío and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *