Los bombeos de pozo en el regadío. Fuente de recursos hídricos y sumidero de recursos energéticos

Desde el desarrollo en el último tercio del siglo XX de la tecnología de bombeo sumergido, accesibilidad energética y los avances en las tecnologías de perforación de pozos el agua subterránea se ha convertido en uno de los recursos hídricos más importantes en muchos países del mundo. Fruto de estos avances tecnológicos el asentamiento de una zona regable dejó poco a poco de estar supeditada a la cercanía de la misma a un cauce natural.

A nivel mundial el agua subterránea para riego representa el 42,7 % del uso consuntivo y el 37,5 % de la superficie de regadío está abastecida mediante aguas subterráneas (Siebert et al. 2010).

En España el agua subterránea proporciona el 20 % del total de agua de riego (4.086 hm3/año) para abastecer el 28 % de la superficie de riego (942.244 ha), dando lugar a un 38 % del total de la producción agronómica (MARM, 2002). En algunas áreas es la única fuente de recursos.

Existen comunidades autónomas con una importante dependencia de las aguas subterráneas para uso agrícola. Destacan: Castilla-La Mancha (60 %), Región de Murcia (44 %), Andalucía (27 %) y la Comunidad Valenciana (21 %).

(Fuente: elaboración propia a partir de datos del INE 2011)

 Gráfica Pozos

Por el contrario, para tener a disposición tales recursos hídricos, es necesario extraer del acuífero tales volúmenes a través de instalaciones de bombeo de pozo, las cuales, son unas grandes consumidoras de energía. Concretamente, el 80 % del consumo energético del subsector del regadío corresponde a la extracción de agua desde pozos (MARM 2002).

Las instalaciones de pozo son importantes consumidoras de recursos energéticos pero también de recursos económicos, ya que soportan importantes costes energéticos, tanto fijos como variables.

Los costes fijos (término de potencia de la factura de electricidad) se originan por las considerables potencias contratadas que son necesarias para satisfacer las exigencias energéticas del bombeo.

Los costes variables se originan porque los consumos energéticos unitarios (kWh/m³) de estos bombeos son elevados. Además, si la exigencia hídrica de la zona regable es importante, este tipo de bombeos cuentan con la peculiaridad de no poder desplazar su funcionamiento a periodos tarifarios más económicos, ya que ineludiblemente deben trabajar en periodos tarifarios caros para satisfacer las necesidades hídricas de la zona abastecida. En los bombeos de aguas superficiales es posible desplazar el funcionamiento a periodos tarifarios más económicos aumentando la capacidad de bombeo, sin embargo, los pozos tienen limitada la capacidad de bombeo.

(Fuente: elaboración propia)

Esquema pozos

En este contexto, la única forma de mitigar los elevados costes energéticos asociados a la extracción de agua de pozo es asegurarnos que los equipos de bombeo trabajen con elevadas cotas de eficiencia energética. Para ello, es necesario llevar poner en marcha una Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética.

MOVAL AGROINGENIERÍA está especializada en la gestión integral de pozos pertenecientes a comunidades de regantes y otras empresas de aguas; contando para ello, con todos los recursos necesarios para realizar auditorías energéticas, implantar y verificar las mejoras que sean pertinentes e implantar un programa de mantenimiento preventivo que asegure: una elevada eficiencia energética y económica de la instalación y una alta garantía de suministro hídrico para el regante.

Publicado en Regadío y etiquetado , , .